Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Los sufijos -ísima e -ísimo sirven para formar el grado superlativo de algunos adjetivos, aunque en algunos de ellos se prefiere la formación con la forma culta, a partir de los sufijos -érrimo y -érrima.

1 Acentuación[editar]

Las nuevas formas se rigen por las normas de acentuación habituales en español. Al añadir el sufijo, el adjetivo pasa a convertirse en una palabra esdrújula, con lo cual se acentúa la letra i (-ísima/o).

2 Formas irregulares[editar]

En ciertas ocasiones, se modifica la raíz del adjetivo al añadir el sufijo ísima e -ísimo por razones fonéticas o etimológicas:

amable - amabilísimo/a
antiguo - antiquísimo/a
ardiente - ardentísimo
bueno - bonísimo/a
caliente - calentísimo/a
cierto - certísimo/a
cruel - crudelísimo/a
diestro - destrísimo
fiel - fidelísimo/a
fuerte - fortísimo/a
grueso - grosísimo
incierto - incertísimo
limpio - limpísimo/a
noble - nobilísimo/a
notable - notabilísimo/a
nuevo - novísimo/a
reciente - recentísimo/a
rico - riquísimo/a
sabio - sapientísimo/a
sagrado - sacratísimo
simple - simplicísimo/a (aunque también admite simplísimo)
valiente - valentísimo/a

También puede haber variaciones por razones ortográficas:

poco - poquísimo
loco - loquísimo

No tienen este sufijo:

célebre - celebérrimo/a
pobre - paupérrimo/a
Este artículo es un apunte preliminar. Ayuda en la Wikilengua extendiéndolo.