Artículo (diccionario)

Wikilengua

En lexicografía, se llama artículo a cada bloque encabezado por una unidad léxica, normalmente una palabra, seguida de sus definiciones (en diccionarios monolingües) o equivalencias (en diccionarios bilingües), así como de otra información que se considere de interés (recomendaciones de uso, etimología, etc.).

Conocer su estructura básica es necesario para saber mejor cómo se usan los diccionarios, pues la mayoría se organizan en artículos.

En ocasiones se llama lema al artículo, pero normalmente se aplica este término solo a la unidad léxica (es decir, palabra o expresión) que encabeza el artículo. Por otra parte, entrada se puede aplicar bien al artículo o solo a la unidad léxica.

La estructura básica puede venir sistematizada de multitud de formas según el autor. Una posibilidad es dar cuatro secciones: del lema, formal, semántico-pragmática y contextual. Otra posiblidad es la siguiente: entrada, descripción lingüística, definición, fraseología y descripción enciclopédica.

Índice

[Modificar solo esta sección] Lema

Dos artículos de un diccionario de 1889. Cada artículo corresponde a voces homónimas (de diferente origen, diferenciadas con un número) y cada uno de ellos tiene varios sentidos separados con || (polisemia). Hay además indicaciones de género (masculino), época de uso (anticuado), disciplina en la que se usa (aritmética, cetrería), expresiones (en versalita), remisiones (también en versalita), etimología y algún ejemplo.

Es la palabra o expresión que se define. Normalmente se destaca con una letra de distinto tipo, negritas, de mayor tamaño... Antaño también era frecuente destacarla con mayúsculas, pero hoy lo normal es que la palabra aparezca tal como se escribiría normalmente en un texto.

En diccionarios españoles, el lema incluye información sobre la flexión de género, normalmente de forma abreviada:

minero, -ra

Esto significa que la forma masculina es minero y que la femenina es minera.

[Modificar solo esta sección] Sección formal: flexión, función...

Ofrece información sobre flexión de número (plural), morfología, pronunciación y la función (nombre, verbo, adjetivo...). En los diccionarios en español no es raro que parte de esta información aparezca al final del artículo o de las definiciones.

Esta información se aplica al lema. Así, en el siguiente ejemplo la palabra que es femenina y ecuatoriana es cernidera (coladero es la de uso general y, como se ve en el correspondiente artículo, es masculina).

cernidera. f. Ec. coladero

En el Diccionario académico las indicaciones formales aparecían hasta la 22.ª edición al comienzo de las definiciones y se entendía que se aplicaban a las que seguían si no se daba otra distinta. Así:

1. adj. Perteneciente o relativo a la minería. 2. m. y f. Persona que trabaja en las minas. 3. Persona que las beneficia por su cuenta o especula en ellas. 4. m. Criadero de minerales. 5. Excavación que se hace para extraerlos.

Aquí «m. y f.» se aplica también al 3 y «m.» se aplica también al 5. En cambio, «adj.» solo se aplica al 1. En la edición en línea, todas las definiciones tienen la información de función, pero en gris si no aparece en la edición impresa (es decir, si no es la primera con esa función).

Otra peculiaridad del Diccionario académico es dar parte de la información formal al comienzo de la definición y parte al final. La que se da al final se aplica solo a esa definición y es frecuente que comienze con «U. m. c.» (‘usado más como’, por lo que la función principal realmente sería esta) y «U. t. c.» (‘usado también como’). Por ejemplo, en «interferir»:

1. tr. Cruzar, interponer algo en el camino de otra cosa, o en una acción. U. t. c. prnl. 2. Fís. Causar interferencia. U. t. c. intr.

En el 1 puede ser transitivo y pronominal (interferirse) y en el 2 puede ser transitivo e intransitivo. Con esta última opción el valor intransitivo tiene a menudo un complemento de régimen que equivale al complemento directo del transitivo («interferir algo» ~ «interferir en algo»).

Los diccionario más modernos suelen estructurar la información formal de modo distinto. Así, en el DEA:

minero -ra I adj 1 De (las) minas [...]
II n A m y f 2 Pers. que trabaja en una
mina [...]
3 Pers. que posee o explota una mina [...]
4 Persona que abre minas [...]
B m 5 (lit) Fuente de donde surge [...]

Un sistema algo más sencillo con esta organización, que es similar al adoptado en la 23.ª del DRAE, podría ser:

adj. 1. Perteneciente o relativo a la minería. m. y f. 2. Persona que trabaja en las minas. 3. Persona que las beneficia por su cuenta o especula en ellas. m. 4. Criadero de minerales. 5. Excavación que se hace para extraerlos.

[Modificar solo esta sección] Sección semántico-pragmática: acepciones

Incluye las acepciones del lema, es decir, los diferentes sentidos o definiciones que este tiene. No hay un criterio único sobre lo que ha de entenderse por una acepción concreta de una palabra, de modo que que lo que para un diccionario puede ser un único sentido, para otro pueden ser dos o más.

[Modificar solo esta sección] Sustantivos

Normalmente los sustantivos se definen con otro sustantivo más general seguido de una explicación que permite diferenciarlo de otros similares. En algunas definiciones también se añade información sobre algún caso prototípico o característico, introducido por «generalmente», «por lo general». Así, según el DRAE, «silla» es:

Asiento con respaldo, por lo general con cuatro patas, y en que solo cabe una persona.

Es decir, una silla es un tipo de asiento, que se diferencia de otros en que tiene respaldo; normalmente, pero no siempre, tiene cuatro patas y solo cabe una persona. Otras formas de dar casos prototípicos son con etc., tales como o el verbo soler

congresista com. Miembro de un congreso científico, económico, etc.

[Modificar solo esta sección] Adjetivos

Los adjetivos se suelen definir con otro adjetivo, pero también se hace con alguna expresión que sirva de complemento de nombre, como por ejemplo, con «que» («animador» es ‘que anima’) o con una preposición («abuhardillado» es ‘con buhardilla’). Al igual que con los sustantivos, se puede dar un caso prototípico. Por ejemplo, «revulsivo, va» es:

Que provoca una reacción brusca, generalmente con efectos beneficiosos.

Es decir, puede haber algo revulsivo con efectos perniciosos, aunque lo normal es que los tenga beneficiosos.

[Modificar solo esta sección] Adverbios, preposiciones, artículos

Los adverbios se definen con una expresión o locución equivalente.

Partículas como preposiciones o artículos muchas veces no se pueden definir con un equivalente y por ello se recurre a una explicación. Por ejemplo, la primera acepción de «el, al» en el DEA es (n es ‘nombre’):

Precede al n que designa una pers o cosa consabida

[Modificar solo esta sección] Verbos

Los verbos presentan la dificultad adicional de que para que la definición sea completa es necesario a menudo expresar los posibles complementos, aunque no sean parte propiamente de su significado. Algunos diccionarios señalan expresamente los complementos o incluso el sujeto:

abigarrar [...] Poner ‹una persona› muchos colores más combinados en [una cosa]

Aquí, ‹› señala el sujeto y [] señala el complemento directo.

[Modificar solo esta sección] Otras cuestiones

El grado de detalle de las acepciones depende del tipo de diccionario y de sus destinatarios (no es lo mismo y diccionario general que uno escolar, o uno para hablantes nativos que uno para hablantes extranjeros).

Para evitar que una definición se entienda como una sinonimia, a veces se comienza la definición con «tipo de», «cierto» o similar. Así, si «mus» se define como ‘juego de naipes’ podría interpretarse que esa palabra se puede aplicar a cualquier juego de naipes; con la definición de ‘cierto juego de naipes’ se evita este problema.

Para verificar la validez de una definición tradicionalmente se ha empleado el concepto de la prueba de sustituibilidad, según la cual la voz definida puede ser reemplaza en un texto por su definición conservando pleno sentido. No obstante, se trata más de una directriz que de una norma rígida, pues en muchos casos la sustitución directa puede conducir a frases anómalas. Así por ejemplo, en Es un texto bastante legible esta última voz no se puede sustituir por su definición (×Es un texto bastante que se puede leer), sin que por ello sea incorrecta. De ahí que para la lexicografía moderna no sea un concepto esencial e incluso en ciertos casos haya sido abandonado por completo (caso del COBUILD inglés).

[Modificar solo esta sección] Sección contextual: locuciones, frases...

A menudo, una palabra tiene un sentido especial cuando aparece en un contexto determinado, es decir, combinada con otras palabras concretas. Se trata principalmente de locuciones y frases hechas, por lo que a esta sección también se llama fraseología.

[Modificar solo esta sección] Etimología

La etimología no es parte propiamente de la definición de una palabra ni expresa su significado, pero puede ayudar a establecer relaciones entre ellas. Es objeto de debate si resulta apropiado incluirla, sobre todo en los diccionarios descriptivos. Diccionarios como el DEA no dan información sobre la etimología, otros lo hacen tras el lema (DRAE) y otros al final (DUDEAE).

En las etimologías se hace un uso abundante de abreviaturas y signos, que deberían ir explicados en cada obra. Es muy frecuente el empleo de < y > para indicar, a modo de flecha, la evolución de una palabra.

[Modificar solo esta sección] Indicaciones

Cierto número de indicaciones pueden aparecer en diferentes lugares: por ejemplo, antes de la primera definición si se aplica a todas ellas o al principio de una definición concreta si se aplica solo a ella.

[Modificar solo esta sección] Construcción

La principal indicación de construcción verbal, que se encuentra en todos los diccionarios, es la que distingue los transitivos de los intransitivos. Con ella se pueden resolver muchos casos de leísmo.

Por ejemplo, los sentidos de colapsar en el DRAE son:

1. tr. Producir colapso.
2. intr. Sufrir colapso o caer en él. U. t. c. prnl.
3. intr. Dicho de una actividad: Decrecer o disminuir intensamente.

En el primer sentido hace falta un complemento directo, pero no en el segundo, que puede construirse también con un pronombre:

1. Los coches colapsan las calles.
2. El edificio colapsó o se colapsó.

El Diccionario del estudiante duplica definiciones si tienen diferentes construcciones. Por ejemplo, en apuntar:

[tr.] 3. Dirigir (un arma) hacia alguien o algo que constituyen el blanco. Apuntaron los morteros a la ciudad.
[intr.] 6. Dirigir un arma hacia alguien o algo que constituyen el blanco. [...] La policía apuntaba a los dos detenidos.

Así, en la primera los morteros los apuntaban a la ciudad, mientras que en la segunda a los detenidos les apuntaba la policía.

[Modificar solo esta sección] Marcado

Los tipos más frecuentes de marcas son:

Tipo Criterio Ejemplos Notas
diacrónica tiempo ant. antiguo
diatópica lugar Ec. Ecuador, Am. América, Ant. Antillas
diaintegrativa nacionalidad fr. francés, it. italiano Normalmente el lema se da en cursiva si la palabra es extranjera
diastrática sociocultural pop. popular A menudo en este tipo también se engloban medio, formalidad y tipo de texto.
diamediática medio coloq. coloquial (lengua oral)
diafásica formalidad formal
diatextual tipo de texto lit. literario, poét. poético
diatécnica especialización Inform. informática, Der. derecho
diafrecuentativa frecuencia p. us. poco usado, raro
diaevaluativa actitud irón. irónico, desp. despectivo También llamada diaconnotativa
dianormativa normatividad barb. barbarismo

Estas marcas son de ayuda para determinar si es adecuado el uso de una voz en un determinado contexto. Por ejemplo, el empleo de una voz marcada como propia de la Argentina no es, en rigor, incorrecto en un texto dirigido al público mexicano, pero podría resultar inapropiado, pues el lector tal vez no lo entienda.

También es útil al interpretar un texto, pues en un libro de, por ejemplo, matemáticas, una expresión como «primer orden» tiene un sentido más restringido que en un texto general; si una acepción lleva la marca Matem., es probable que sea justamente esa acepción y no otra a la que realmente se está aludiendo.

[Modificar solo esta sección] Ejemplos

Los ejemplos suelen ir en cursiva tras las correspondientes definiciones. Pueden estar tomados de un corpus (literalmente o a menudo con adaptaciones) o ser inventados. Es objeto de debate entre lexicógrafos cuál de estas dos opciones es preferible.

Algunos diccionarios aprovechan los ejemplos para explicaciones adicionales de tipo enciclopédico o para reflejar el régimen. Como ejemplo de este último caso tenemos el Salamanca:

condescender v. intr Adaptarse ‹una persona› al gusto o a los deseos de [otra persona] por amabilidad: Condescendí a tus ruegos. Condescenderé con los amigos. Pedro condescendió en bailar conmigo.

La siguiente muestra de ejemplo enciclopédico es del Clave:

carabela s.f. Antigua embarcación muy ligera, larga y estrecha, que tiene tres palos y una sola cubierta: Colón partió del puerto de Palos con tres carabelas.

[Modificar solo esta sección] Remisiones

Las remisiones tienen como objetivo obvio el ahorro de espacio. Algunos diccionarios dan también alguna función adicional a las remisiones, como el DRAE, en el que una remisión indica a menudo (pero no siempre) una forma preferida. Por ejemplo:

sicología. 1. f. psicología.

Con esta remisión se expresa que sicología es lo mismo que psicología y además que esta última es la preferida.

Cuando se remite solo a uno de los posibles sentidos de una voz (puede ser incluso de un sentido a otro en el mismo artículo), puede precisarse este último con el número de acepción a la que se aplica:

ditirambo m 1. Composición poética en loor de Dionisio. 2. Composición poética semejante al ditirambo1.

El DRAE opta por un breve texto tomado de la definición a la que se aplica. Por ejemplo, el segundo sentido de erario es:

hacienda (|| conjunto de rentas).

Es decir, de las definiciones de hacienda se refiere a aquella que alude al conjunto de rentas, que es la 4:

Conjunto de las rentas, impuestos y demás bienes de cualquier índole regidos por el Estado o por otros entes públicos.

Las remisiones se pueden señalar con una letra distinta (por lo general, negrita o versalita), con algún signo (como una flecha → o un asterisco) o con algún texto como véase.

Otro tipo de remisión corresponde a sentidos que no se dan en un artículo, sino en otro. Es habitual en las locuciones, pues a menudo la definición no se da en el artículo que corresponde a la primera palabra, sino a la segunda o la tercera. En este caso el objetivo no es el ahorro de espacio (pues, más bien al contrario, aumenta la cantidad de texto), sino ayudar al lector a encontrar la definición. Por ejemplo, en el DRAE23, se puede ver (la flecha es tipográficamente distinta):

entregada. (Del part. de entregar).columna ~

Aquí no se indica que entregada sea lo mismo que columna entregada, sino que la definición de esta última está en el artículo columna.

Este artículo fue seleccionado como destacado en 2015-05-18.

Supervisado
Herramientas personales

¿Quieres colaborar y no sabes cómo editar un artículo o no te atreves? Ve a la página de propuestas, escribe y hacemos el resto.

La Wikilengua usa cookies para analizar las visitas según se indica en «Protección de datos». Si sigue navegando se entiende que las acepta.

Categorías
Compartir

Sindicación

RSSAtom

Licencia

CC-BY-SA

Acerca de...

Wikilengua
Protección de datos

Fundéu BBVA
Fundéu en Twitter
#EscribirEnInternet

Powered by MediaWiki