Finalidad

Wikilengua

Las oraciones finales, como su nombre indica, expresan el fin o la intención con que se ejecuta lo que se afirma en la oración principal.

A la oración interrogativa ¿a qué vienes? o ¿para qué vienes?, se puede contestar diciendo: vengo a verte, vengo para enterarme de lo que quieres, donde vemos que las preposiciones a y para son las mismas en la pregunta y en la respuesta, y que, además, al interrogativo qué de la pregunta corresponden los infinitivos ver y enterar de la respuesta.

Pero también se puede contestar a las mismas preguntas diciendo: vengo a que me informes de lo sucedido; vengo para que me ayudes, donde tenemos las mismas preposiciones a y para, y también el relativo que, respondiendo al interrogativo qué de la pregunta.

Cuando expresamos la finalidad con el infinitivo, empleamos las preposiciones a, para, por o la locución a fin de; en otro caso, usamos el subjuntivo con las mismas preposiciones y locución, formando los modos conjuntivos a que, para que, a fin de que y la conjunción porque. También se emplea solo que, y algunas veces (antiguamente) como.

Cuando el sujeto del verbo de la oración principal sea distinto del de la final, hemos de emplear necesariamente el subjuntivo; cuando sea el mismo, se usa el infinitivo, aunque también puede emplearse el subjuntivo si la oración principal es de pasiva:

Fue encarcelado para que respondiera de la acusación que pesaba sobre él.

La subordinación de tiempos es la misma que en las oraciones de temor; o sea, el presente o el pretérito imperfecto de subjuntivo, según sea el tiempo de la oración principal. La oración subordinada puede ir delante de la principal, como se ve en los ejemplos:

En presente:
Ayuda mucho tener altos pensamientos, para que nos esforcemos a que lo sean las obras (Santa Teresa).
Porque veas, Sancho, el bien que en si encierra la andante caballería..., quiero que aquí a mi lado te sientes (Quijote, I, I).
Esa oliva se haga rajas y se queme, que aun no queden de ella las cenizas (Ibíd., I, 6).
Mandamos a nuestros presidentes y oidores que provean como por culpa de los letrados no se dilaten las causas.
En pretérito:
Se determinó a llevársele consigo, a que el arzobispo le viese (Quijote, II, i).
Dio voces al huésped de casa que le ensillase el cuartago (Cervantes, Las dos doncellas).
A fin de que no hubiese detención alguna, envió mucho dinero para pagar las deudas (Mariana).

La forma en -ra es muy rara en nuestros clásicos; solo se halla alguna que otra vez.

[Modificar solo esta sección] Referencias

Real Academia Española, Gramática de la lengua castellana, nueva edición, reformada, Madrid, 1917.

Supervisado
Herramientas personales

¿Quieres colaborar y no sabes cómo editar un artículo o no te atreves? Ve a la página de propuestas, escribe y hacemos el resto.

La Wikilengua usa cookies para analizar las visitas según se indica en «Protección de datos». Si sigue navegando se entiende que las acepta.

Categorías
Compartir

Sindicación

RSSAtom

Licencia

CC-BY-SA

Acerca de...

Wikilengua
Protección de datos

Fundéu BBVA
Fundéu en Twitter
#EscribirEnInternet

Powered by MediaWiki