Género y significado

Wikilengua


A menudo, encontramos palabras que plantean dudas en cuanto a su uso debido a su género, bien porque acepten dos, porque varíe su significado en función de este o por otras razones que veremos a continuación.

[Modificar solo esta sección] Nombres ambiguos

En este grupo encontramos aquellos sustantivos que podrían enmarcarse en cualquiera de los dos géneros indistintamente, si bien es cierto que normalmente se recomienda uno de ellos en detrimento del otro, ya sea por uso, por razones fonéticas, porque uno de ellos se adscriba a una variante regional o por otras razones.

Así, encontramos:

Masculino Femenino Notas
el aceite la aceite El uso en femenino es regional, el DPD lo desaconseja en el habla culta.
el acné la acné El DPD contempla su uso en femenino, aunque lo considera raro. Lo que no es correcto es combinar ambos: *la acné intenso.
el agave la agave Se consideran válidos ambos géneros, si bien el DPD prefiere el masculino.
el agravante la agravante Su género depende del sustantivo que elida. En términos jurídicos, encontramos más frecuentemente la agravante, por elisión de circunstancia (fem.).
el aguafuerte la aguafuerte Se admiten los dos géneros, aunque se prefiere el masculino por razones fonéticas.
el ánade la ánade Se emplea con más frecuencia en masculino.
el antípoda la antípoda Se admiten los dos géneros, aunque normalmente se utiliza en femenino plural. Conviene saber, además, que se trata de una palabra con una sola terminación válida para ambos géneros, por lo que se considera incorrecto: *antípodo.
el apóstrofe la apóstrofe Los dos géneros son válidos, aunque actualmente predomina su uso en masculino.
el armazón la armazón
el azúcar la azúcar Admite los dos géneros, si bien se prefiere el uso del masculino por razones fonéticas si va precedido de un especificativo.
el sartén la sartén El DRAE23 ya recoge la forma en masculino. El DPD lo registra y dice que el uso con el masculino está restringido a hablas populares de algunas zonas. Sin embargo, en América se alternan ambos géneros con predominio del masculino.
el calor la calor Según el DRAE23, «En And. y algunos lugares de Am., u[sado] t[ambién] c[omo] f[emenino]». Por tanto, se admite el uso del femenino en algunas regiones, que es arcaico, pero fuera de ahí se considera hoy vulgar y se prefiere el uso del masculino.
el color la color Hoy se prefiere su uso en masculino, al considerarse el femenino vulgar y censurable. No obstante, es común en países hispanoamericanos, como Chile o Ecuador para hacer referencia a un determinado colorante para las comidas.
el dote la dote En la actualidad, cuando se refiere a los bienes aportados por la mujer al matrinomio predomina su uso en femenino.
el duermevela la duermevela
el enzima la enzima Se admiten los dos géneros, aunque se prefiere el femenino.
el epifonema la epifonema El DPD lo considera masculino.
el herpes la herpes Se aconseja el uso en masculino.
el linde la linde Pese a admitir los dos géneros, se ha usado siempre preferiblemente en femenino.
el magneto la magneto Aunque el DRAE lo registra en femenino (por la expresión máquina magnetoeléctrica), el DPD informa de su uso cada vez más frecuente en masculino.
el mar la mar Normalmente se utiliza en masculino; el femenino se suele enmarcar en el lenguaje poético.
el prez la prez
el pringue la pringue
el puente la puente Se emplea preferentemente en masculino. Su uso en femenino se considera arcaico o, en algunas regiones, dialectal.
el reúma la reúma Según el DPD, en la lengua culta de la mayoría de los países de habla hispana se utilza en masculino, aunque en algunos países como México se utiliza en femenino como forma culta.
el tilde la tilde Se admiten los dos géneros, aunque suele emplearse con más frecuencia en femenino.
el tizne la tizne Es válido su uso en ambos géneros, aunque predomina el masculino.
el vinagre la vinagre Su empleo usual y culto es en masculino.

[Modificar solo esta sección] Género dimensional

Existen palabras que adoptan uno u otro género dependiendo de la dimensión que quieran explicitar. Así, puede decirse que el hecho de adscribirse al masculino o al femenino puede comportar matices informativos sobre la dimensión física de la palabra en cuestión.

Normalmente, en estos casos el femenino denota una mayor dimensión, ya sea del mismo objeto que el del género opuesto o de uno similar, que se diferenciará del primero fundamentalmente en el tamaño (aunque dicha diferenciación pueda conllevar además a otros matices):

Masculino Femenino Notas
bolso bolsa
manto manta
mazo maza
río ría
huerto huerta
pozo poza
cuchillo cuchilla
ventano ventana
saco saca

Pero también encontramos casos en los que el femenino se refiere a un ente de un tamaño menor:

Masculino Femenino Notas
barco barca
cubo cuba
suelo suela


[Modificar solo esta sección] Referencias

  1. CASCÓN MARTÍN, Eugenio. Manual del buen uso del español, 1999, Castalia, Madrid. ISBN 84-7039-828-8.
  2. «género» en el Diccionario panhispánico de dudas. Edición impresa: ISBN 84-294-0623-9.
Supervisado
Herramientas personales

¿Quieres colaborar y no sabes cómo? Ve a la página de propuestas, escribe y hacemos el resto.

Véase también

Categorías
Compartir

Sindicación

RSSAtom

Licencia

Creative Commons License

Acerca de...

Wikilengua
Protección de datos

Fundéu BBVA
Fundéu en Twitter
#EscribirEnInternet

Powered by MediaWiki