Lenguaje no sexista

Wikilengua

Se incurre en lenguaje sexista cuando se emiten mensajes que, por su forma —es decir, las palabras escogidas o el modo de estructurarlas— resultan discriminatorios por razón de sexo. Lo opuesto es el lenguaje no sexista o lenguaje inclusivo.

Es motivo de debate si la lengua española es sexista de por sí, aunque sí hay acuerdo general en que su uso sí puede serlo. Para evitarlo, existen una serie de recursos lingüísticos, algunos aceptados normativamente pero otros no, que permiten un uso no sexista del lenguaje.

Los manuales de estilo de lenguaje no sexista buscan ofrecer estrategias con el fin visibilizar a las mujeres. Estos manuales no solo abordan los aspectos meramente lingüisticos, sino también de concepto, como la asignación de roles o comportamientos. Es el caso del siguiente ejemplo:

Asesinan a dos mujeres que viajaban solas.

Uno de los problemas que aparecen en la aplicación de los criterios estilísticos de la lengua no sexista es que puede ir en contra del llamado lenguaje claro, por lo que podría haber personas a las que la información no les llegue adecuadamente, pues a veces la alternativa pasa por reemplazar un nombre por un circunloquio que es realmente una descripción: las personas que de oficio cuidan y cultivan jardines en lugar de los jardineros.

Por otra parte, mientras que ciertos manuales de estilo no sexistas están preparados por especialistas en lingüística y gramática, otros presentan claros errores de concepto, al igual que ocurre en los manuales de otros ámbitos.

En cualquier caso, el lenguaje no sexista no se reduce al mero desdoblamiento (del tipo los niños y las niñas), sino que se basa en diversas estrategias para evitar el sexismo.

Índice

[Modificar solo esta sección] 1 Profesiones

Artículo principal: Profesiones en género femenino

Tradicionalmente existen una serie de profesiones históricamente asociadas a la mujer, insertas en la esfera conceptual de la subordinación o la maternidad: secretaria, enfermera, maestra, etc.; las de más prestigio, generalmente desempeñadas por hombres abogado, ingeniero, etc. Se incurre en lenguaje sexista cuando se habla de los directivos y las secretarias, los médicos y las enfermeras, los pilotos y las azafatas...

Lo mismo cabe decir de otros roles asignados socialmente a la mujer, aunque no sean profesiones. Es sexista la siguiente frase:

Al congreso pueden acudir los directivos con sus esposas.

Esto ha provocado una cierta resistencia al femenino sin base lingüística. Tal como explica la NGLE (2.6l), el rechazo a ciertas formas femeninas puede tener más bien razones sociales, como la preferencia de los hablantes de ciertas profesiones, áreas lingüisticas... En español, la mayoría de las profesiones pueden y deben usarse en femenino, según el paradigma mayoritario (NGLE, 2.6f), ya tengan flexión de género (el médico/la médica, el abogado/la abogada), ya sean comunes en cuanto al género (el periodista/la periodista).

Deben tenerse en cuenta algunas normas para la construcción de profesiones en femenino, ya que existen algunas formas que han sufrido un desplazamiento en su significado y otras que, por sus características morfológicas, son válidas para ambos sexos. También hay cierto número de casos donde hay dos femeninos: la juez/la jueza, la fiscal/la fiscala. Los manuales de estilo no sexista suelen abogar por la variante que ha sido flexionada con -a.

[Modificar solo esta sección] 2 Referirse a ambos sexos

Artículo principal: Género no marcado

[Modificar solo esta sección] 2.1 Los genéricos

Por razones de economía lingüística el español considera el masculino como género no marcado, es decir, sirve para abarcar ambos sexos, por lo que cuando decimos:

Todos los hombres son mortales.
Los derechos del niño deben ser protegidos.

no estamos presuponiendo la inmortalidad de la mujer, ni se excluye a las niñas de dicha protección, sino haciendo un uso no restrictivo de hombres y niño que incluye a personas de ambos sexos.

Esta característica, aunque correcta, plantea algunos problemas:

  1. Invisibiliza a las mujeres.
  2. Genera ambigüedad en algunos enunciados, que debe ser resuelta por el contexto.

[Modificar solo esta sección] 2.2 Duplicaciones

Para evitar la ambigüedad, se practica desde antiguo la mención explicita de una palabra en sus dos géneros. Por ejemplo, en el Fuero Juzgo (h. 1250):

Los mis hermanos & las mis hermanas, de padre o de madre, los tíos o las tías de partes del padre o de la madre, o el sobrino o la sobrina de parte del tío o de la tía, non pueden seer testimonias por mí contra los estranos...

No obstante, es un recurso que, fuera de algunos casos concretos y asentado (señoras y señores, niños y niñas...), puede oscurecer el mensaje más que aclararlo, pues conduce a textos farragosos.

Aunque la NGLE desaconseja en general la duplicación, no la considera de por sí incorrecta e incluso señala que en ciertos casos puede ser necesaria. Así (31.4i), especifica que en lugar de ×los y las turistas que nos visitan debería decirse los turistas y las turistas que nos visitan, pues los artículos no se puede coordinar.

Según el DPD, los adjetivos antepuestos a nombres coordinados concuerdan por lo general con el elemento más próximo. Por tanto, son válidas estimados amigos y amigas y estimadas amigas y amigos. De duplicarse el adjetivo, es estimados amigos y estimadas amigas, no estimados y estimadas amigos y amigas.

[Modificar solo esta sección] 2.3 Otras estrategias

En lugar de usar alumnos y alumnas, alumnos/as, alumnos(as) o ×alumn@s —la forma con arroba se suele considerar incorrecta, ya que la arroba no es un signo lingüístico[1]—, es preferible usar alumnado (aunque es un colectivo, no el plural de alumnos y alumnas, por lo que no siempre es una sustitución válida) o estudiantes (que no presenta variación de género, aunque los determinantes que se le aplican pueden seguir teniéndola).

El siguiente cuadro da propuestas con notas que incluyen problemas de aplicación:

Con género Alternativa Notas
los altos cargos con sus esposas los altos cargos con sus cónyuges
los que quienes Los que soliciten la ayuda...Quienes soliciten la ayuda...
los turistas los y las turistas La NGLE censura la coordinación de artículos y señala que debería ser los turistas y las turistas. Otra posibilidad, menos aconsejable, es los/las turistas.
los abogados quienes ejercen la abogacía No siempre los abogados están ejerciendo en un momento dado.
los profesores el profesorado Corresponde a los profesores determinar los criterios...Corresponde al profesorado determinar los criterios.... El colectivo no siempre es aplicable, pues puede referirse a los miembros del grupo, no al grupo en sí. Pueden añadirse voces como miembro, representante: Expresaron su queja cuatro miembros del alumnado.
los peruanos los peruanos y las peruanas, el pueblo peruano
la Merkel y Trump Merkel y Trump Es también frecuente dar el apellido de los hombres y el nombre de las mujeres (como A la reunión faltaron Gómez y Lola), práctica que se considera sexista.
los médicos y las enfermeras el personal médico, el personal de salud
hombre de Estado estadista

[Modificar solo esta sección] 3 género y sexo

Artículo principal: género

Las palabras género y sexo no son sinónimos.

El género es:

  1. En sentido general: conjunto de seres u objetos con rasgos comunes. Sinónimo de clase o tipo.
  1. En gramática: Una propiedad gramatical que divide los sustantivos y algunos pronombres españoles en masculinos y femeninos.
  1. Una categoría sociocultural (no biológica) que implica desigualdades de todo tipo.

El sexo es una condición biológica de los seres vivos.

Por lo tanto, según la norma, no es correcto decir, salvo si se entiende como categoría sociocultural:

Red x.svg En España es posible el matrimonio entre personas del mismo género

Pero sí lo es:

Yes check.svg En España es posible el matrimonio entre personas del mismo sexo.
Yes check.svg La Unión Europea está llevando a cabo políticas de igualdad de género.
Yes check.svg Mesa es un sustantivo de género femenino.
Yes check.svg La isla del tesoro pertenece al género de aventuras.

[Modificar solo esta sección] 3.1 Violencia de género

Esta expresión se puso en boga a raíz de la aprobación en España de la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, que en la legislación anterior se denominaba violencia doméstica.

El nombre de los organismos especializados creados por esta ley se emplea el término violencia sobre la mujer. Son, por tanto, juzgados de violencia sobre la mujer, y no juzgados de violencia de género.

A pesar de lo extendido de su uso y a que no se considera incorrecto, para las expresiones discriminación de género y violencia de género la Real Academia Española recomendó otras alternativas como discriminación o violencia por razón de sexo, discriminación o violencia contra las mujeres, violencia doméstica o violencia de pareja. Algunas de estas denominaciones han sido rechazadas por diversos motivos (la violencia de género no es necesariamente doméstica ni de pareja).

[Modificar solo esta sección] 4 Enlaces externos

[Modificar solo esta sección] 4.1 Manuales de estilo de lenguaje no sexista

[Modificar solo esta sección] 5 Notas y referencias

  1. DPD, Género
Supervisado
Herramientas personales

¿Quieres colaborar y no sabes cómo editar un artículo o no te atreves? Ve a la página de propuestas, escribe y hacemos el resto.

Véase también

La Wikilengua usa cookies para analizar las visitas según se indica en «Protección de datos». Si sigue navegando se entiende que las acepta.

Categorías
Compartir

Sindicación

RSSAtom

Licencia

CC-BY-SA

Acerca de...

Wikilengua
Protección de datos

Fundéu BBVA
Fundéu en Twitter
#EscribirEnInternet

Powered by MediaWiki