Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

La monotonía y pobreza consiste en emplear frecuentemente las mismas palabras, giros y oraciones al hablar o escribir, demostrándose con ello que no se dispone de vocabulario suficiente ni de recursos sintácticos ni de buen gusto estético, lo que crea desinterés o cansancio en la lectura o audición.

Para evitar la monotonía y pobreza, el idioma dispone en primer lugar de más de cien mil voces, y además, autoriza una porción de giros como la pasiva en las oraciones, el cambio de oraciones de relativo y gerundio, el hipérbaton, y una división de sinónimos que contribuyen a la variedad de las cláusulas.

Un ejemplo de monotonía es el empleo voces comodín, como realizar o producir.

Este artículo es un apunte preliminar. Ayuda en la Wikilengua extendiéndolo.
Más apuntes aquí.