Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

El adjetivo bueno cuando se antepone a un nombre adopta la forma apocopada de buen.

Antepuesto a nombres de personas, suele denotar cierta simplicidad en ella:

Es un buen hombre

En los demás casos, y también malo, tiene un sentido natural, antepuesto o pospuesto. Cuando va pospuesto, suele implicar ‘bondad, amabilidad’.

Un buen soldado, un soldado bueno
Un buen pan, un pan bueno
Buen caminar
Mal dormir