Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

1 deberes, oficios, obligaciones[editar]

Se refieren estas palabras al principio de que provienen las acciones morales de los hombres.

Definiremos los deberes como la obligación que nos impone respectivamente nuestro honor, nuestra conciencia y el cumplimiento del cargo o del estado en que nos hemos constituido, y así decimos «cumplir con nuestro deber», o «hacer nuestro deber».

La palabra oficio, que viene de la latina officium, y que tiene mucha relación con los deberes, es la obra que cada uno debe hacer, y en la que está empleado, según el puesto que ocupa en la sociedad.

Entendemos también por oficios aquellos servicios que prestamos por obligación o inclinación en nombre o en beneficio de cualquiera persona. Decimos hacer oficios en favor de un sujeto, para indicar las diligencias que practicamos en su provecho. «Hizo muy buenos oficios por su amigo», «hizo con él oficios de padre».

Estas dos palabras se comprenden bajo la general de obligaciones, que vienen a ser los lazos que nos unen, fuerzan y estrechan a ejecutar cualquier acción, y proviene esta obligación, ya de lo que directa y positivamente prescriben las leyes generales, ya de los pactos y convenciones que se derivan y se sostienen en ellas.

La obligación indica cosa más absoluta en la práctica, y pertenece al uso que tanto la opinión como el decoro exigen que nos sujetemos a él.

Es un deber en el empleado el asistir a su oficina para cumplir con su obligación, y obligación de un magistrado el presentarse en los actos de ceremonia con su toga.

Hay deberes de atención, de decoro, de sociedad, asi como obligaciones legales y morales.

2 Referencias[editar]

Calandrelli, M., Diccionario filológico-comparado de la lengua castellana, Buenos Aires, 1880-1916, 12 vol.