Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

1 error, engaño, ilusión, equivocación, abuso, yerro[editar]

El error es la palabra genérica y le definiremos diciendo que es una opinión, un concepto, un juicio falso que proviene ya de nuestras torpes sensaciones, ya de nuestra ignorancia, ya de los equivocados argumentos en que fundamos nuestra razón y por los que dirigimos nuestra conducta.

El engaño proviene de nosotros, cuando nos dejamos conducir por nuestras pasiones, dirigir por nuestros ligeros juicios y seducir por la falsa y brillante luz de la imaginación.

Más nos engañamos a nosotros mismos que nos engañan los demás, porque en nuestro interior tenemos el enemigo de la verdad, y no es fácil conocerle ni vencerle. Por interés y maldad nos engañan los demás, presentándonos razones y argumentos que trastornen los que nos dicta nuestra propia inteligencia, valiéndose además del predominio, de la autoridad, del influjo que sobre nosotros ejercen.

La ilusión es un error que proviene, no de la razón trastornada, sino de la imaginación seducida, que nos hace concebir falsas y erradas aprehensiones, por lo que llamamos ilusorio a todo lo aparente, que parece existir y no existe, y por consiguiente que produce completo engaño, y proviene la ilusión ya del mal uso de los sentidos, ya de los extravíos de la imaginación.

El abuso es el mal uso de una cosa, que la lleva más o menos a su destrucción, porque usa demasiado de ella. Es una falsa opinión que nace o de que se ha abusado de nuestra credulidad y flaqueza, o del engaño, que por precaución o por la demasiada confianza en nuestras propias fuerzas nos hemos hecho a nosotros mismos.

La equivocación consiste en engañarse de tal modo, que se tome una cosa por otra. Las personas francas, poco reflexivas, de juicio ligero, están expuestas a caer todos los días en equivocaciones a veces fatales. Si cometí imprudencia en la elección que hice, si pude prever los resultados, he tenido una equivocación; si no pude preverlos, caí en el engaño, y en este caso la equivocación será una falta, y el engaño un accidente casual.

El error es un extravío de la razón, una falsa opinión que se adopta, ya por ignorancia, ya por ligereza o falta de examen, ya por no razonar bien. La equivocación es un defecto de combinación; el error una falsa consecuencia.

Se llama yerro todo aquello a que faltamos, ya sea por ignorancia o malicia en las leyes divinas o humanas, o en nuestra conducta y procederes. Se dice: «cometió graves yerros contra los preceptos de la moral», «el fatal yerro de desobedecer al juez», «ha cometido un yerro en el escrito, en el cuadro, en la ejecución de una obra». El yerro es un error.

2 Referencias[editar]

Calandrelli, M., Diccionario filológico-comparado de la lengua castellana, Buenos Aires, 1880-1916, 12 vol.