Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda


Un giro de 360 grados es una vuelta completa y por tanto uno se queda como estaba. Para dar media vuelta se giran 180°.

Es impropio el uso de esta expresión con el sentido metafórico de ‘giro radical o diametralmente opuesto en el desarrollo de algo’ (que podría ser intencionado o accidental), pues en realidad el giro de 360 grados deja en la misma posición de partida.

En gestión de recursos humanos, se utiliza la expresión evaluación de 360 grados cuando se hace referencia a un proyecto de evaluación del desempeño laboral, en la que intervienen tanto los jefes de la persona evaluada como sus empleados y colaboradores.

También podemos decir que solo al girar a nuestro completo alrededor nos damos cuenta de los errores que nos rodean y todo aquello que queremos cambiar, por lo que dar un giro de 360° no sería una expresión incorrecta per se. Expresaría que se tiene más perspectiva para abordar un posible cambio (pequeño o grande), más que indicar el propio cambio radical de rumbo, aunque en este sentido es muy raro su uso.

Tampoco sería incorrecto en, por ejemplo, la lucha, donde se pueden hacer vueltas completas, es decir giros de 360°, o en imágenes panorámicas que dan la vuelta completa, es decir, cuando se expresa una vuelta completa en sentido físico.

Usos curiosos[editar]

  • El entonces presidente argentino, Carlos Ménem, utilizó equivocadamente esta expresión en un sonado discurso.
Este artículo es un apunte preliminar. Ayuda en la Wikilengua extendiéndolo.
Más apuntes aquí.