Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

1 justo, equitativo[editar]

Estas dos palabras se refieren a las acciones por cuyo medio se da a cada uno lo que le corresponde, pero equitativo se dice de lo que prescriben las leyes de la naturaleza, y justo solo lo que mandan las leyes positivas. Por consiguiente lo primero proviene de un derecho no riguroso, y lo justo se hace en virtud de un derecho riguroso y se puede exigir su ejecución por medio de la fuerza, cuando no se ejecuta de buena voluntad. Para lo equitativo no hay estricta obligación; paro sí para lo justo.

Pertenecen a cada hombre en particular su vida, su talento, sus facultades, su trabajo, su honor, su reputación. Prohiíbe la justicia que se le ofenda en esto: hace que se le resarzan los perjuicios que se le causan.

La equidad nos mueve a compadecernos de faltas, errores, perjuicios, a hacer beneficios a nuestros semejantes. La justicia en cierto modo nos separa los unos de los otros, nos defiende contra todos y cada uno de por sí, como si fueran o pudiesen llegar a ser nuestros enemigos. La equidad nos amista, nos confunde en uno como hermanos, como miembros de un mismo cuerpo. La propiedad es exclusiva; la igualdad comunicativa.

2 Referencias[editar]

Calandrelli, M., Diccionario filológico-comparado de la lengua castellana, Buenos Aires, 1880-1916, 12 vol.