ser/estar

Wikilengua


La correcta distinción entre los verbos ser y estar es uno de los problemas más complejos del español, y uno de los que más dificultades presentan a los extranjeros.

Hasta el momento, no se ha conseguido dar una norma definitiva más o menos sencilla que permita saber cuándo debe emplearse uno y otro y que se aplique a todos los casos (permanente-transitorio, permanente-desinente, inherente-accidental...). Algunos diccionarios (como el Salamanca) incluyen en la definición una marca sobre qué verbo ha de usarse.

Índice

[Modificar solo esta sección] 1 Estado permanente o transitorio

Un indicio cuando se duda sobre el uso de uno de estos dos verbos es asociar ser con la esencia y estar con el estado. Es decir que ser atribuye al sujeto algo que hace parte de su esencia, algo permanente, mientras que estar le atribuye un estado, una característica que no le es propia sino solo transitoria. Esta es la distinción tradicional, aunque, tal como señala la NGLE (37.7a), presenta algunas deficiencias. Así:

  • Ser indica estado permamente.
  • Estar indica estado transitorio.
Juan es alegre (como norma)
Juan está alegre (ahora, no siempre)

Sin embargo, las excepciones son numerosas:

estar muerto
ser joven
La casa es verde, pero la vamos a pintar para que sea roja.
Siempre está constipado.
Es estudiante de primero de bachillerato.

Tal como se señalaba en Esbozo, esta y otras reglas «tienen una utilidad práctica indudable, pero limitada, y se prestan a interminables discusiones».

[Modificar solo esta sección] 2 Parte de una clase

Otro intento de diferenciación es el siguiente, que al igual que el anterior presenta lagunas:

  • Ser establece una característica como entidad dentro de una clase.
  • Estar la establece con relación a la entidad misma, como uno de sus posibles estados.
  • El nene es grande [en comparación con otros nenes]
  • El nene está grande [en comparación a como estaba hace un tiempo]

[Modificar solo esta sección] 3 Diferencias por palabras

ser apañado = ser mañoso estar apañado = estar preparado, estar en mala situación
ser bueno = ser bondadoso estar bueno = ser guapo, no estar enfermo
ser educado = ser cortés, amable estar educado = estar formado
ser grande = tener gran tamaño estar grande = haber crecido mucho
ser igual = ser indiferente, no tener diferencias estar igual = no haber cambiado
ser listo = ser inteligente estar listo = estar preparado, estar en mala situación
ser malo = ser malvado, no tener bondad estar malo = estar enfermo
ser o estar oscuro = ser de noche estar oscuro = estar nublado
ser mayor = tener mucha edad estar mayor = como si tuviera más edad de la que tiene

[Modificar solo esta sección] 4 Descripción clásica (permanente-transitorio)

La significación primitiva del verbo ser, que en su origen indoeuropeo fue atributivo con la acepción de ‘existir’, se ha ido restringiendo poco a poco, hasta el punto de quedar casi reducida a la de mera cópula o lazo de unión entre el predicado nominal y su sujeto. Cosa análoga ha sucedido con el verbo estar, que habiendo significado en su origen ‘colocar, hallarse o estar de pie’, lo usamos en castellano como verbo de estado, con la significación de hallarse o existir de cualquier manera, y necesita de un vocablo que junto con él designe la manera de hallarse o existir, es decir, el predicado que atribuímos al sujeto. El uso de estos dos verbos no es indiferente en castellano, y para emplearlos con acierto hemos de atenernos a las siguientes reglas.

Cuando el predicado es un substantivo o un infinitivo, se ha de usar necesariamente el verbo ser;

Juan es pintor
eso no es verdad

No podemos decir en estos ejemplos Juan está pintor; eso no está verdad.

Cuando el predicado es adjetivo calificativo y expresa una cualidad que concebimos como permanente en el sujeto, empleamos también el verbo ser

el hielo es frío
la oveja es mansa
mi criado es obediente
esa peseta es falsa.

Por el contrario, si la cualidad significada por el adjetivo conviene al sujeto no de un modo permanente, sino transitorio y accidental, empleamos el verbo estar:

el agua está fría
el agita está caliente
mi criado está estos días muy obediente.

Como se ve, es distinta la significación de Pedro es malo y la de Pedro está malo: en el primer caso afirmamos que es de índole perversa, y en el segundo, que el estado de su salud no es bueno. Asimismo, en Diego es empleado significamos que ésa es su profesión, y en Diego está empleado designamos que la ejerce. Por esto no podemos decir el hielo está frío, porque esta cualidad es propia del hielo y permanente en él.

También empleamos ser cuando el predicado es un adjetivo determinativo, un pronombre posesivo o un substantivo con la preposición de, siempre que esta locución sea equivalente a un adjetivo o a una expresión en que mentalmente suplimos un substantivo o un adjetivo

su alegría es mucha.
Dos son los modos de obedecer y servir (Meló, Guerra de Cataluña, III, 72).
Los enemigos del alma son tres
el libro es tuyo
el libro es de Pedro [donde puede suplirse el vocablo propiedad]
huir ante el enemigo es de cobardes [donde se sobrentiende el adjetivo propio].

La misma distinción entre ser y estar se observa cuando el predicado es una locución adverbial o un adverbio de modo usado en substitución de un adjetivo calificativo ya conocido o que se deduce del contexto:

desconfiarme es en vano (Calderón, El Mágico prodigioso, III, 6)
soy tan así (Quijote, II, 7)

Donde la locución en vano equivale a inútil, y el adverbio así a un adjetivo, dócil, manso, etc. Con el verbo estar ya es otra la significación de los mismos predicados:

ahí estás en vano
así somos y así estamos

Se usa ser cuando el verbo ser no es copulativo, conserva su significación primitiva de ‘existir, suceder o verificarse’:

tal señora no es en el mundo (Quijote, II, 32)

es decir, no existe, no hay tal señora, etc.

los pocos sabios que en el mundo han sido (fr. Luis de León, Oda, I),

esto es, que han existido.

no será consonante entre treinta y tinta, mas será entre tierra y guerra (Nebrija, Gramática de la Lengua castellana, II, 4)

Lo cual quiere decir: no existirá (o habrá) consonancia (o consonante) entre treinta y tinta, pero sí la habrá entre tierra y guerra.

Eso será si tú lo quieres

es decir, eso sucederá si, etc.

Aquí fué Troya

O sea, aquí sucedió mi ruina. Y así decimos: la almoneda es aquí; hoy es la fiesta, etc.

En la lengua antigua ser también significó estar, acepción que conservó hasta en la lengua clásica:

—¿Por ventura, señor caballero, sois enamorado?
—Por desventura lo soy —respondió don Quijote (Quijote, II, 12)

Con la preposición para y un nombre, pronombre o adjetivo ser significa ‘servir’:

Pedro no es para esto
Juan es para poco

[Modificar solo esta sección] 5 Referencias

Real Academia Española, Gramática de la lengua castellana, nueva edición, reformada, Madrid, 1917.


[Modificar solo esta sección] 6 Enlaces externos

Supervisado
Herramientas personales
Por mantenimiento no se podrán editar los artículos del 7 al 18 de agosto, aproximadamente. Disculpas por las molestias.
Véase también

La Wikilengua usa cookies para analizar las visitas según se indica en «Protección de datos». Si sigue navegando se entiende que las acepta.

Categorías
Compartir

Sindicación

RSSAtom

Licencia

CC-BY-SA

Acerca de...

Wikilengua
Protección de datos

Fundéu BBVA
Fundéu en Twitter
#EscribirEnInternet

Powered by MediaWiki