Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda


Aunque estos dos sustantivos proceden del verbo abrir, no se deben utilizar indistintamente, ya que cada uno tiene un uso especializado.

La palabra abertura se emplea en los siguientes contextos:

  • Para designar la ‘acción o efecto de abrir algo físicamente’.
  • Con el sentido de ‘hendidura o espacio que rompe la continuidad de una superficie sin llegar a dividirla en dos’.
  • En fonología, al referirse a la amplitud o el ensanchamiento de los órganos articulatorios para dejar que pase el aire cuando se emite un sonido.

El sustantivo apertura, por su parte, se utiliza en los siguientes casos:

  • Para designar la acción de abrir algo que está cerrado.
  • Con el sentido de ‘inauguración o comienzo’.
  • Para hacer referencia a la actitud de tolerancia o transigencia hacia las innovaciones o hacia las ideas ajenas.
  • En ortografía, para hablar de la colocación de un signo de puntuación delante del enunciado que delimita.

A pesar de todo, hay algunos casos en los que se pueden emplear ambas palabras:

  • Para designar el diámetro útil de la lente de un instrumento óptico, que en las máquinas fotográficas puede regularse con el diafragma. (El DPD puntualiza que, aunque se pueden emplear ambos términos, con ese sentido predomina el uso de abertura).
  • Para referirse al acto de sacar un testamento cerrado de su pliego y darle publicidad y autenticidad.

1 Nota

Tampoco hay que confundir estas dos palabras con el término obertura (Pieza instrumental con que se abre o inicia una obra musical importante).

2 Referencias

  1. ^  «abertura» en el Diccionario panhispánico de dudas. Edición impresa: ISBN 84-294-0623-9.
  2. ^  «abertura» en el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española. Edición impresa: ISBN 978-84-239-6814-5.
  3. ^  Vademécum Fundéu
  4. ^  Diccionario CLAVE ISBN 84-675-0921-X.