Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
(Página creada con «{{antigua|}} == ''fragancia, aroma'' == '''Fragancia''' pertenece exclusivamente a las flores, en su sentido propio. Tiene fragancia una rosa, un clavel, un jazmín, una ...»)
 
m
Línea 5: Línea 5:
 
'''Fragancia''' pertenece exclusivamente a las flores, en su sentido propio. Tiene fragancia una rosa, un clavel, un jazmín, una azucena, un lirio.
 
'''Fragancia''' pertenece exclusivamente a las flores, en su sentido propio. Tiene fragancia una rosa, un clavel, un jazmín, una azucena, un lirio.
  
El '''aroma''' es propio de las medicinas o las especias, así como de los árboles que lo producen. Es aromático el árbol de la canela, el del clavo, el del alcanfor, el de la pimienta. El aroma supone además una causa permanente de fragancia.  Esta supone un efecto pasajero en su estado naturalm y por medio artificiales suele algunas veces hacerse duradero: una rosa es fragante, un frasco de esencia de esta misma flor es asimismo fragante, y no es aromático, porque su olor no es
+
El '''aroma''' es propio de las medicinas, los perfumes o las especias, así como de los árboles que lo producen. Es aromático el árbol de la canela, el del clavo, el del alcanfor, el de la pimienta. El aroma supone además una causa permanente de fragancia.  Esta supone un efecto pasajero en su estado naturalm y por medio artificiales suele algunas veces hacerse duradero: una rosa es fragante, un frasco de esencia de esta misma flor es asimismo fragante, y no es aromático, porque su olor no es
 
espontáneo, sino debido a la mano del hombre.
 
espontáneo, sino debido a la mano del hombre.
  

Revisión del 07:29 27 feb 2015

1 fragancia, aroma

Fragancia pertenece exclusivamente a las flores, en su sentido propio. Tiene fragancia una rosa, un clavel, un jazmín, una azucena, un lirio.

El aroma es propio de las medicinas, los perfumes o las especias, así como de los árboles que lo producen. Es aromático el árbol de la canela, el del clavo, el del alcanfor, el de la pimienta. El aroma supone además una causa permanente de fragancia. Esta supone un efecto pasajero en su estado naturalm y por medio artificiales suele algunas veces hacerse duradero: una rosa es fragante, un frasco de esencia de esta misma flor es asimismo fragante, y no es aromático, porque su olor no es espontáneo, sino debido a la mano del hombre.

La sinonimia de estas dos palabras consiste, como en todas, en la idea común a que se refieren. Se diferencian en que fragancia explica la idea de un olor grato, pero de poco tiempo, como es la vida de las flores, y el aroma expresa la idea de una larga duración.

2 Referencias

Calandrelli, M., Diccionario filológico-comparado de la lengua castellana, Buenos Aires, 1880-1916, 12 vol.