Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda


Las combinaciones de vocales ui y iu siempre forman, según la Ortografía académica, diptongo a efectos de tildación (p. 234). Al ser dos vocales cerradas, la posición del acento no está fijada de modo inequívoco; en cualquier caso, al no tener relevancia fonológica (es decir, la posición del acento no tiene caracter distintivo y a menudo depende del origen del hablante o del ritmo de la oración), no tiene reflejo ortográfico. Más precisamente, la NGLE señala (4.9r)

Los diptongos -iu- y -ui- se forman con vocales de abertura y sonoridad parejas, por lo que no son diptongos crecientes ni decrecientes.

Y también (III, 8.9b):

[...] se suele considerar que constituyen un diptongo creciente [...]. No obstante, en el habla, es posible realizar la combinación de las dos vocales como diptongo creciente (cuita [ˈkui̯.ta]) o como diptongo decreciente (cuita [ˈku̯i.ta]) en función de diversos factores.

Por ello, de modo convencional, se escribe el acento gráfico, si le correspondiera, en la segunda, incluso en las palabras en las que se dan las dos acentuaciones entre los hablantes (como en «viuda», que se pronuncia /víuda/ o /viúda/). No obstante, sí se marcan las diferentes pronunciaciones si el diptongo termina la palabra, mediante una y final que siempre es átona:

huy (/úi/, exclamación; compárese con hui, /uí/, pasado de huir)
benjuí (/benjuí/), alauí (/alauí/)
cocuy (/kokúi/), tepuy (/tepúi/)

La excepción a este último caso especial es muy, que según la Ortografía se pronuncia tanto /múi/ como /muí/.

Tampoco se marca de modo específico la primera vocal en otros casos de acentuación prosódica variable, como «fluido», incluso si se pronuncia /flúido/ (que alterna con /fluído/ y la pronunciación con hiato /flu-í-do/ al menos en Chile).

Obsérvese que la alternancia ortográfica puede implicar una alternancia prosódica. Así, en mildiu la pronunciación es /míldiu/ y en cocui es /kókui/ (frente a cocuy, que es /kokúi/). Por otra parte, nullius no es voz española, sino latina, en cursiva.

Objeciones a la norma académica

Es frecuente considerar que las grafías iu/ui sirven en castellano para representar:

  • hiatos: [iu, ui]
  • diptongos crecientes: [ju, wi]
  • diptongos decrecientes [iw , uj ]

Las normas de la RAE de 1999 y del 2010 dicen que ambos pares:

  • siempre son diptongos a efectos ortográficos, es decir, de tildación (aunque según su pronunciación real puedan ser diptongos o hiatos, en función de los hablantes, de las zonas geográficas, de la rapidez al hablar, etc.);
  • la tilde, cuando sea potestativa según la regla general, se marcará siempre sobre la segunda vocal.

Esto es decir, las únicas combinaciones tónicas existentes en castellano son [jù , wì] y dar por inexistentes los grupos tónicos [ìw , ùj ].

El grupo de palabras castellanas donde podríamos encontrar los pares [ìw , ùj ] es poco numeroso. Algunos son, respetando la grafía que el DRAE ha usado durante decenios: síu, mañíu, mildíu, teníu, nullíus. Se insiste en que históricamente el DRAE las ha escrito así, con tilde.

Los apellidos de origen catalán Felíu, Guíu, Alderíus, Codorníu, etc., según las normas ortográficas de la lengua catalana, van sin tilde, ya que se trata de palabras agudas no acabadas en vocal (la u se considera semivocal). En otras lenguas también puede aparecer la tilde en la primera vocal, como en el asturiano El Parterríu.