Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda


FÁBULAS
Félix María de Samaniego (1745-1801)
LIBRO PRIMERO

  • FÁBULA I
    El Asno y el Cochino


Oh jóvenes amables
Que, en vuestros tiernos años,
Al templo de Minerva
Dirigís vuestros pasos;
Seguid, seguid la senda
En que marcháis, guiados
Á la luz de las ciencias
Por profesores sabios.
Aunque el camino sea
Ya difícil, ya largo,
Lo allana y facilita[1]
El tiempo y el trabajo.
Rompiendo el duro suelo,
Con la esteva[2] agobiado,
El labrador sus bueyes
Guía con paso tardo;
Mas al fin llega á verse
En medio del verano
De doradas espigas,
Como Ceres,[3] rodeado.
Á mayores tareas,
Á más graves cuidados
Es mayor y más dulce
El premio y el descanso.
Tras penosas fatigas,
La labradora mano
¡Con qué gusto recoge
Los racimos de Baco![4]
Ea, jóvenes, ea,
Seguid, seguid marchando
Al templo de Minerva
Á recibir el lauro.
Mas yo sé, caballeros,
Que un joven entre tantos
Responderá á mis voces:
No puedo, que me canso.
Descanse en hora buena,
¿Digo yo lo contrario?
Tan lejos estoy de eso,
Que en estos versos trato
De daros un asunto
Que instruya deleitando.
Los perros y los lobos,
Los ratones y gatos,
Las zorras y las monas,
Los ciervos y caballos
Os han de hablar en verso,
Pero con juicio tanto,
Que sus máximas sean
Los consejos más sanos.
Deleitaos en ello,
Y con este descanso
Á las serias tareas
Volved más alentados.
Ea, jóvenes, ea,
Seguid, seguid marchando
Al templo de Minerva
Á recibir el lauro.
Pero ¡qué! ¿os detiene[5]
El ocio y el regalo?
Pues escuchad á Esopo,
Mis jóvenes amados.
Envidiando la suerte del Cochino[6]
Un Asno maldecía su destino.
Yo, decía, trabajo y como paja;
Él come harina y berza, y no trabaja.
Á mí me dan de palos cada día;
Á él le rascan y halagan á porfía.
Así se lamentaba de su suerte;
Pero luego que advierte
Que á la pocilga alguna gente avanza
En guisa de matanza,[7]
Armada de cuchillo y de caldera,
Y que con maña fiera
Dan al gordo Cochino fin sangriento,
Dijo entre sí el Jumento:
Si en esto para el ocio y los regalos,
Al trabajo me atengo y á los palos.


EDICIÓN   Librería Armand Colin. París, 1902
Fuente: Project Gutenberg (dominio público)
leermas.gif BIBLIO info

1 Biblioenlaces[editar]

1.1 Índice del libro

Prólogo del autor
LIBRO PRIMERO

1. El asno y el cochino  •  2. La cigarra y la hormiga  •  3. El muchacho y la fortuna  •  4. La codorniz  •  5. El águila y el escarabajo  •  6. El león vencido por el hombre  •  7. La zorra y el busto  •  8. El ratón de la corte y el del campo  •  9. El herrero y el perro  •  10. La zorra y la cigüeña  •  11. Las moscas  •  12. El leopardo y las monas  •  13. El ciervo en la fuente  •  14. El león y la zorra  •  15. La cierva y el cervato  •  16. El labrador y la cigüeña  •  17. La serpiente y la lima  •  18. El calvo y la mosca  •  19. Los dos amigos y el oso  •  20. El águila, la gata y la jabalina

Introducción  •  Prólogo del autor
LIBRO PRIMERO  •  LIBRO SEGUNDO  •  LIBRO TERCERO  •  LIBRO CUARTO  •  LIBRO QUINTO
LIBRO SEXTO  •  LIBRO SÉPTIMO  •  LIBRO OCTAVO  •  LIBRO NONO
Léxico  •  Apéndice
ÍNDICE DE LA OBRA

1.2 Biblioteca

Catálogo  •  Ayuda


notas   (n.e.) nota del editor

  1. (n.e.) Debería decirse lo allanan y facilitan, por ser dos los sujetos; pero entonces no habría verso.
  2. esteva:   parte del arado por donde se coge para guiarlo.
  3. (n.e.) De Ceres viene cereales. Á su vez Ceres viene de la misma raíz aria que la voz creador.
  4. (n.e.) De Baco, se han formado las palabras: bacanal y bacante.
  5. (n.e.) El verbo debería estar en plural sin que el verso perdiese nada.
  6. (n.e.) Sinónimos: Cochino, Cerdo, puerco, marrano, cocho y gocho. Estos dos últimos son provincialismos de Asturias y Galicia.
  7. (n.e.) Se dice mejor Á guisa.