Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Prólogo del autor

EDICIÓN   Librería Armand Colin, París 1902 (L1)
leermas.gif BIBLIO info

Samaniego retrato con marco Armand Colin 1902.jpg

    Muchos son los sabios de diferentes siglos y naciones que han aspirado al renombre de fabulistas; pero muy pocos los que han hecho esta carrera felizmente. Este conocimiento debiera haberme retraído del arduo empeño de meterme a contar[1] fábulas en verso castellano. Así hubiera sido; pero permítame[2] el público protestar con sinceridad en mi abono, que en esta empresa no ha tenido parte mi elección. Es puramente obra de mi pronta obediencia, debida a una persona, en quien respeto unidas las calidades de tío, maestro y jefe.

    En efecto, el director[3] de la real Sociedad Vascongada, mirando la educación como a basa[4] en que estriba la felicidad pública, emplea la mayor parte de su celo patriótico en el cuidado de proporcionar a los jóvenes alumnos del real Seminario Vascongado cuanto conduce a su instrucción; y siendo, por decirlo así, el primer pasto conque se debe nutrir el espíritu de los niños, las máximas morales disfrazadas en el agradable artificio de la fábula, me destinó a poner una colección de ellas en verso castellano, con el objeto de que recibiesen esta enseñanza, ya que no mamándola con la leche, según deseó Platón, a lo menos antes de llegar a estado de poder entender el latín.

    Desde luego di principio a mi obrilla. Apenas pillaban los jóvenes seminaristas alguno de mis primeros ensayos, cuando los leían y estudiaban a porfía con indecible placer y facilidad; mostrando en esto el deleite que les causa un cuentecillo adornado con la dulzura y armonía poética, y libre para ellos de las espinas de la traducción, que tan desagradablemente les punzan en los principios de su enseñanza.


Samaniego ratones Armand Colin 1902.jpg

    Aunque esta primera prueba me asegura en parte de la utilidad de mi empresa, que es la verdadera recomendación de un escrito, no se contenta con ella mi amor propio. Siguiendo éste su ambiciosa condición, desea que respectivamente logren mis fábulas igual acogida que en los niños, en los mayores, y aun, si es posible, entre los doctos; pero a la verdad esto no es tan fácil. Las espinas[5] que dejan de encontrar en ellas los niños, las hallarán los que no lo son en los repetidos defectos de la obra. Quizá no parecerán éstos tan de marca, dando aquí una breve noticia del método que he observado en la ejecución de mi asunto, y de las razones que he tenido para seguirlo.

    Después de haber repasado los preceptos de la fábula, formé mi pequeña librería de fabulistas: examiné, comparé y elegí para mis modelos entre todos ellos, después de Esopo, a Fedro y La Fontaine[6]; no tardé en hallar mi desengaño. El primero, más para admirado que para seguido, tuve que abandonarle a los primeros pasos. Si la unión de la elegancia y laconismo sólo está concedida a este poeta en este género, ¿cómo podrá aspirar a ella quien escribe en lengua castellana, y palpa los grados que a ésta le faltan para igualar a la latina en concisión y energía? Este conocimiento, en que me aseguró más y más la práctica, me obligó a separarme de Fedro.

    Empecé a aprovecharme del segundo, como se deja ver en las fábulas de La Cigarra y la Hormiga, El Cuervo y el Zorro y alguna otra; pero reconocí que no podía, sin ridiculizarme, trasladar a mis versos aquellas delicadas nuevas gracias y sales, que tan fácil y naturalmente derrama este ingenioso fabulista en su narración.

    No obstante, en el estudio que hice de este autor, hallé no solamente que la mayor parte de sus argumentos son tomados de Locmano, Esopo y otros de los antiguos, sino que no tuvo reparo en entregarse a seguir su propio carácter tan francamente, que me atrevo a asegurar que apenas tuvo presente otro precepto, en la narración, que la regla general que él mismo asienta en el prólogo de sus fábulas en boca de Quintiliano[7]: Por mucho gracejo que se dé a la narración, nunca será demasiado.

Samaniego pájaros posados Armand Colin 1902.jpg

    Con las dificultades que toqué al seguir, en la formación de mi obrita, a estos dos fabulistas, y con el ejemplo que hallé en el último, me resolví a escribir tomando en cerro los argumentos de Esopo, entresacando tal cual de algún moderno, y entregándome con libertad a mi genio, no sólo en el estilo y gusto de la narración, sino aun en el variar rara vez algún tanto ya del argumento, ya de la aplicación de la moralidad, quitando, añadiendo o mudando alguna cosa que, sin tocar al cuerpo principal del apólogo, contribuya a darle cierto aire de novedad y gracia.

    En verdad que, según mi conciencia, más de cuatro veces se peca en este método contra los preceptos de la fábula; pero esta práctica licenciosa es tan corriente entre los fabulistas, que cualquiera que se ponga a cotejar una misma fábula en diferentes versiones, la hallará tan transformada en cada una de ellas respecto del original que, degenerando por grados de una en otra versión, vendrá a parecerle diferente en cada una de ellas. Pues si con todas estas licencias o pecados contra las leyes de la fábula, ha habido fabulistas que han hecho su carrera hasta llegar al tempo de la inmortalidad, ¿a qué meterme yo en escrúpulos que ellos no tuvieron?

    Si en algo he empleado casi nimiamente mi atención, ha sido en hacer versos fáciles, hasta acomodarlos, según mi entender, a la comprensión de los muchachos. Que alguna vez parezca mi estilo no sólo[8] humilde, sino aun[9] bajo, malo es; mas ¿no sería muchísimo peor que, haciéndolo incomprensible a los niños, ocupasen éstos su memoria con inútiles coplas?

Samaniego lagartija y gato Armand Colin 1902.jpg

    A pesar de mi desvelo en esta parte, desconfío de conseguir mi fin. Un autor moderno, en su Tratado de Educación, dice que en toda la colección de La Fontaine no conoce sino cinco o seis fábulas, en que brilla con eminencia la sencillez pueril; y aun, haciendo análisis de alguna de ellas, encuentra pasajes desproporcionados a la inteligencia de los niños.

    Esta crítica ha sido para mí una lección. Confesaré sinceramente que no he acertado a aprovecharme de ella, si en mi colección no se halla más de la mitad de fábulas que, en la claridad y sencillez del estilo, no pueda apostárselas a la prosa más trivial. Éste me ha parecido el solo medio de acercarme al lenguaje en que debemos enseñar a los muchachos; pero ¿quién tendrá bastante filosofía para acertar a ponerse en el lugar de éstos, y medir así los grados a que llega la comprensión de un niño?

    En cuanto al metro, no guardo uniformidad: no es esencial a la fábula, como no lo es al epigrama y a la lira, que admiten infinita variedad de metros. En los apólogos hay tanta inconexión de uno a otro, como en las liras y epigramas. Con la variedad de metros he procurado huír de aquel monotonismo que adormece los sentidos y se opone a la varia armonía, que tanto deleita el ánimo y aviva la atención. Los jóvenes que tomen de memoria estos versos, adquirirán con la repetición de ellos alguna facilidad en hacerlos arreglados a las diversas medidas, a que por este medio acostumbren su oído.

    Verdad es que se hallará en mis versos gran copia de endecasílabos[10] pareados con la alternativa de pies quebrados o de siete sílabas; pero me he acomodado a preferir su frecuente uso al de otros metros, por la ventaja que no tienen los de estancias más largas, en las cuales, por acomodar una sola voz que falte para la clara explicación de la sentencia, o queda confuso y como estrujado el pensamiento, o demasiadamente holgado y lleno de ripio.

    En conclusión, puede perdonárseme[2] bastante por haber sido el primero en la nación que ha abierto el paso a esta carrera, en que he caminado sin guía[11], por no haber tenido a bien entrar en ella nuestros célebres poetas castellanos. Dichoso yo si logro que, con la ocasión de corregir mis defectos, dediquen ciertos genios poéticos sus tareas a cultivar este y otros importantes ramos de instrucción y provecho. Mientras así no lo hagan, habremos de contentarnos con leer sus excelentes églogas, y sacar de sus dulcísimos versos casi tanta melodía como de la mejor música del divino Haydn, aunque tal vez no mayor enseñanza ni utilidad.

Félix María Samaniego (Laguardia, 1745 - † 1801)


Samaniego arando Armand Colin 1902.jpg

Fuente: Project Gutenberg (dominio público)
leermas.gif BIBLIO info

notas

  1. meterme a contar ~ acometer la tarea de contar (locución)
  2. 2,0 2,1 Pronombre enclítico.
  3. director con inicial minúscula: Ortotipografía en tratamientos, cargos y oficios
  4. Apoyo o base de una columna (DLE en línea).
  5. espinas ~ dificultades: metáfora
  6. Tres destacados escritores, de los que el griego Esopo (siglo VI a.C.) es el fabulista por antonomasia. Fedro, romano del siglo I, es su seguidor más inmediato. La Fontaine es muy posterior a ellos: siglo XVII.
  7. Marco Fabio Quintiliano, pedagogo y retórico hispanorromano (siglo I), riojano de Calahorra (España). Amigo de Plinio el Viejo, es autor de la Institutio oratoria, obra en doce volúmenes sobre la Retórica y Oratoria.
  8. solo (acentuación)
  9. aún/aun (DLE en línea)
  10. Versos de once sílabas (→ números multiplicativos)
  11. Samaniego afirma haber sido el primero en la divulgación de fábulas en español con intención educativa y formativa. Su agrio enfrentamiento con Iriarte deriva precisamente de que este se declarara pionero en la misma labor.


Del mismo libro (L1):
Prólogo del autor
El águila, la gata y la jabalina  •  El águila y el escarabajo  •  El asno sesudo  •  El asno y el caballo  •  El charlatán  •  El ciervo en la fuente  •  Congreso de los ratones  •  El cuervo y el zorro  •  El hacha y el mango  •  El herrero y el perro  •  El león y el ratón  •  El muchacho y la fortuna  •  El ratón de la corte y el del campo  •  El viejo y la muerte  •  El zagal y las ovejas  •  La alforja  •  La cigarra y la hormiga  •  La lechera  •  La zorra y la gallina  •  Las dos ranas  •  Los animales con peste

BIBLIOTECA:
Catálogo  •  Ayuda