Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

El lenguaje claro (también llamado lenguaje sencillo, lenguaje llano) es una de las facetas de la llamada comunicación clara, que busca transmitir de modo fácil, directo, transparente, simple y eficaz información relevante para los ciudadanos o los consumidores.

Logotipo europeo de lectura fácil.

La comunicación clara no solo incluye el lenguaje claro, sino también el visual (tipografía, diseño, infografía, interfaces, interactividad...), uso de terminología y neurolenguaje. Se aplica a contratos, facturas, normas legales, instrucciones, formularios, prospectos, carteles, informes técnicos, memorias corporativas, etiquetado...

Cabe distinguir el lenguaje fácil, que es el destinado a personas con discapacidad cognitiva o intelectual, y el lenguaje ciudadano, centrado en que la Administración, las empresas y otros organismos emitan mensajes claros y sencillos para que puedan ser entendidos por la sociedad de modo eficiente.

1 Recomendaciones[editar]

A menudo, un texto puede quedar mucho más claro simplemente evitando el lenguaje alambicado característico de los textos administrativos y legales (por ejemplo, en lugar de señalización semafórica se puede decir semáforos). En contraste, el lenguaje periodístico tiene ciertos puntos en común con el lenguaje claro.

Recomendaciones habituales son:

  • Evitar jerga legal, administrativa y técnica.
  • Emplear voces que resulten familiares, evitando su alargamiento.
  • Evitar la barra, cuyo sentido no siempre es claro (¿equivale a «y» o a «o»?).
  • Evitar en la medida de lo posible los verbos de apoyo.
  • Usar de modo coherente una palabra para un concepto, aunque se repita. Al tiempo, evitar una única palabra para conceptos distintos.
  • Minimizar la cantidad de abreviaturas y siglas.
  • Escribir frases breves, afirmativas y que eviten la pasiva (ya sea con «ser» o con «se»), con el orden que se puede llamar «natural» (normalmente sujeto-verbo-complementos).
  • No reemplazar verbos por sustantivos, como «No es necesaria su inclusión por parte del usuario» en lugar de «No es necesario que el usuario lo incluya».
  • Escribir también párrafos breves (un límite puede ser 150-200 palabras), que traten una idea única, sin partirlos entre dos páginas. Un párrafo de una única frase no tiene nada de malo si expresa de modo completo una idea.
  • Estructurar el texto en secciones breves con títulos que esclarezcan el tema que se trata.
  • Disponer las enumeraciones que explican pasos en forma de lista vertical, sin pasar de dos o tres niveles.
  • Mostrar ejemplos.
  • Conectar las ideas con los recursos de la cohesión.
  • Disponer series datos en cuadros y tablas para apreciar mejor la relación entre ellos.
  • Considerar el uso de ilustraciones, mapas, diagramas e infografías.
  • Emplear fuentes tipográficas de tamaño suficiente (lo que puede depender de la edad del destinatario), que sean legibles y cuyo carácter sea el adecuado (por ejemplo, no usar una fuente diseñada para cómics en un documento formal).

2 Problemas en la aplicación[editar]

El lenguaje claro no está exento de críticas. Así, se argumenta que el ciudadano, ante la expectativa de que va a entender el texto, puede dar por hecho que en efecto lo ha entendido aunque no sea realmente así.

En ocasiones, la implantación del lenguaje claro se limita a preparar unas directrices dirigidas al personal administrativo, que redacta los documentos sin una corrección o validación posterior por especialistas, por lo que el resultado podría no ser el adecuado. En contraste, que el lenguaje claro esté certificado por alguna entidad puede desanimar a la crítica.

El lenguaje claro suele basarse en la lengua corriente, que, al contrario que el lenguaje jurídico o el administrativo, puede evolucionar con rapidez, de modo que un mensaje podría resultar equívoco pasado un tiempo.

Desde el punto de vista práctico, también se argumenta que reglas como «ser conciso y preciso» pueden resultar contradictorias y otras como «usar párrafos breves» pueden resultar vagas.

3 Enlaces a guías[editar]

4 Otros enlaces[editar]

Este artículo fue seleccionado como destacado en 2020-06-22.