Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

1 alabanza,elogio[editar]

No es necesario por lo común para la alabanza causa ni razón alguna; basta a veces el capricho. La alabanza tiene una dignificación mucho mas extensa y general que el elogio. Alabamos cuanto nos agrada, grande o pequeño, importante o no, un jardin por su frescura, una persona por su hermosura, un traje por su moda, y también lo feo por lo raro, lo extraordinario por su novedad, lo ridículo por lo que nos recrea, al adulador por lo que nos complace.

Nada de esto es ni puede ser digno de elogio, cuyo objeto es mas elevado, recae sobre el talento de un sabio, la elocuencia de un orador, el corazón animoso de un héroe, la inteligencia extensa y profunda de un general, el valor de un soldado. Se dice elogio fúnebre, histórico, académico, y no, alabanza.

2 Referencias[editar]

Calandrelli, M., Diccionario filológico-comparado de la lengua castellana, Buenos Aires, 1880-1916, 12 vol.