Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

1 capcioso, insidioso[editar]

Lo capcioso parece dirigirse a sorprender la inteligencia y la razón, alucinando a aquella con falsas apariencias de verdad, y oscureciendo a esta con falsas deducciones. El adjetivo capcioso se aplica a los discursos, razonamientos, cuestiones ycosas semejantes.

Es capcioso un discurso cuando por un sagaz encadenamiento o enlace, o por una sutil combinación, se conduce al que se quiere engañar a consecuencias que al principio no podia ni sospechar, ni prever. Es capcioso un argumento, cuando apoyándose en principios que aparecen como verdaderos, se deducen de ellos falsas consecuencias, etc.

Parece que lo insidioso se dirige a interesar y dominar el amor propio, a la vanidad y a nuestras naturales inclinaciones: todo esto es tender lazos al sujeto a quien se acecha.

Ya se insinúa el insidioso con agrado, ya halaga con apariencias de efecto, ya lisonjea con alabanzas, ya atrae con sutiles sugestiones, o con delicadas finezas y aun con regalos. Los medios capciosos se dirigen a que uno caiga en el error, los insidiosos a atraer insensiblemente a un lazo bien armado. El que teniendo poca malicia conviene en un principio que conduce a una falsa consecuencia, ya cayó en el lazo, porque no puede menos de advertir esta consecuencia.

El que se deja seducir por medios insidiosos, camina sin conocerlo a su perdición, y se halla cogido en la red cuando menos lo pensaba.

El que se deja engañar por medios capciosos, parece que consiente él mismo en el error que ha adoptado, y en el que llega a obstinarse. El que cayó en el lazo por medios insidiosos conoce al fin su error, querría salir de él, pero ya no puede.

Deslumbran los medios capciosos; seducen y arrastran los insidiosos.

2 Referencias[editar]

Calandrelli, M., Diccionario filológico-comparado de la lengua castellana, Buenos Aires, 1880-1916, 12 vol.