Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda


El dígrafo kh se emplea internacionalmente (en especial en inglés y francés) para representar, sobre todo, dos sonidos inexistentes en ellas, en:

  • el sonido de la j española;
  • un sonido que tampoco existe en español y que es el de k aspirada.

En las lenguas donde se emplea, suele ser una extensión ortográfica, es decir, no hay palabras nativas que lo usen, y su único propósito es permitir la transcripción de otras lenguas.

Suele tener el sonido de la j en:

  • las lenguas eslavas: ruso, búlgaro...;
  • árabe;
  • hebreo.

Suele tener el sonido de k aspirada en:

  • las lenguas índicas;
  • las lenguas africanas.

Por transcripciones de segunda mano, no directas del original, no es raro que se crucen estos dos valores y se adopten en español formas ajenas al original. Así, tenemos sij y jemer para lo que sería más propiamente sik y k(e)mer, o, en sentido inverso, kan y Tutankamon para lo que sería jan y Tutanjamon.