Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

1 notas, consideraciones, advertencias, observaciones, reflexiones, comentarios[editar]

El oficio principal de las notas es explicar o aclarar un texto; el de las advertencias, llamar la atención sobre una obra a materia; el de las observaciones descubrir por medio de un detenido examen cosas nuevas y dirigir con sus explicaciones a resultados más seguros que los anteriores; el de las consideraciones extender y explicar una importante materia en sus diferentes relaciones o aspectos; el de las reflexiones ahondar en las ideas o deducir nuevos pensamientos del fondo mismo de las cosas.

Las notas han de ser claras y breves, empleándose solo en explicar palabras, frases y alusiones, y en disipar algunas oscuridades, pues si fuesen extensas ya deberían llamarse comentarios.

Las advertencias tienen que presentar originalidad, crítica y utilidad, pues seria una inutilidad hacer advertencias que a todos se le ocurren o que por tanto nadie quiere leer.

Cumple a las observaciones el ser curiosas, sabias y luminosas, pues se dirigen a llamar la atención sobre las expresiones más sutiles y delicadas, a descifrar lo que parece enigmático, a descubrir lo oculto, a explicar lo que se dijo lacónicamente e interesa saber con extensión, a estudiar con cuidado las cosas, a ejercitar con constancia la erudición y la crítica.

Corresponde a las consideraciones la extensión y profundidad, pues propiamente solo se ocupan en objetos dignos de consideración.

Las reflexiones deben ser naturales sin trivialidad, expresarse con gracia y novedad; más bien juiciosas y solidas que ingeniosas y sutiles, porque han de derivarse del asunto mismo, grabarse en la imaginación y producir sólida instrucción.

2 Referencias[editar]

Calandrelli, M., Diccionario filológico-comparado de la lengua castellana, Buenos Aires, 1880-1916, 12 vol.