Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

1 talento, entendimiento, inteligencia, concepción, razón, juicio, ingenio[editar]

El talento en sí es un dote natural nacido de nuestra organización, que nos hace capaces de concebir y expresar fácilmente las ideas, que es lo que llamamos talento o ingenio natural, el cual el hombre perfecciona y extiende con la educación, el estudio y la meditación pues tanto se sabe cuanto se medita, observa y compara. De este talento cultivado es del que aquí hablamos principalmente.

La inteligencia es una facultad del alma por medio de la cual concebimos y comprendemos las cosas; un conocimiento exacto y positivo de ellas; es la pericia con que las explicamos, si son especulativas;, o las ejecutamos, si son prácticas.

Preciso es que a la inteligencia preceda la concepción como facultad que enlaza las ideas de las cosas, considerándolas bajo sus diferentes aspectos, descubriendo sus diferentes relaciones, sus semejanzas y diferencias. El que conciba con claridad tendrá buena y acertada inteligencia, disposición conveniente para las ciencias y las artes, se expresará con precisión y guardará orden y concierto en cuanto diga y haga.

El entendimiento es aquella potencia del alma que se ocupa en concebir y tener idea clara de las cosas: saberlas con la posible perfección; conocer, pensar, penetrar, discurrir, deducir y juzgar, y así al hombre sabio y docto le llamamos entendido.

La palabra entendimiento parece corresponder más principalmente a la especulativa; la de inteligencia práctica: «discurre con mucho entendimiento; obra con suma inteligencia».

Un hombre honrado, sencillo y natural se cuida poco de ostentar ingenio, y mucho de ser veraz y tranco; no estudia frases brillantes, sino sólidas; le basta con tener razón; en todo obra con sentido recto, ejercita su entendimiento, rectifica su juicio, procura concebir con claridad y pureza, adquirir cuanta inteligencia le es posible, y sentir el impulso de su ingenio.

Lo contrario del talento es la estupidez; de la razón la locura; del juicio el aturdimiento; del entendimiento la necedad; de la concepción la esterilidad; de la inteligencia la incapacidad; del ingenio la torpeza.

2 Referencias[editar]

Calandrelli, M., Diccionario filológico-comparado de la lengua castellana, Buenos Aires, 1880-1916, 12 vol.