Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Se denomina aspecto, en la Morfología del verbo, al morfema del mismo que indica el tiempo interior de la acción, esto es, la fase en el desarrollo de la acción que predomina o se destaca desde esta es inminente hasta que se da por concluida, no el tiempo donde esta acción se emplaza o se sitúa.

Los matices aspectuales de la acción expresada por el verbo son unos recogidos por la conjugación regular del mismo y otros expresados con ayuda de numerosas perífrasis verbales.

  • En el caso de la conjugación regular del español, los aspectos expresados son el perfecto o perfectivo, que indica acción acabada cualquiera que sea el tiempo exterior de la acción (pasado, presente o futuro), y el imperfecto o perfectivo, que indica acción inacabada cualquiera que sea el tiempo exterior del verbo.
  • En el caso de la conjugación perifrástica del español, los aspectos expresados son muy varios. Algunos de los más importantes son:
    • 1. Aspecto ingresivo, con las perífrasis: Ir a + inf., estar a punto de + inf. etcétera.
    • 2. Aspecto incoativo, con las perífrasis: Empezar, comenzar, echar, romper a + inf.
    • 3. Aspecto durativo retrospectivo, con las perífrasis: Venir, llevar + gerundio.
    • 4. Aspecto durativo, con las perífrasis: Estar + gerundio, seguir, continuar + gerundio.
    • 5. Aspecto durativo prospectivo, con la perífrasis: Ir + gerundio
    • 6. Aspecto egresivo, con la perífrasis: Dejar, parar, cesar de + inf.
    • 7. Aspecto terminativo, con la perífrasis: Termina, concluye, acaba de + inf.
    • 8. Aspecto resultativo, con la perífrasis: Llevar, tener + participio.
    • 9. Aspecto reiterativo, con la perífrasis: Volver + inf.
    • 10. Aspecto habitual, con la perífrasis: Soler, acostubrar, arregostar + inf.