Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Para la evaluación de un texto se puede usar los siguientes criterios, aunque no son los únicos posibles: tema, desarrollo, organización, estilo y convenciones.

1 Tema

¿Sobre qué se está escribiendo? ¿Qué afirmaciones o tesis se están defendiendo? Este criterio es el más amplio, que afecta al contexto, el propósito y la coherencia de un texto escrito. ¿El tema es apropiado para una tarea? ¿Se centra en el tema o se sale por la tangente? ¿Es demasiado específico o demasiado amplio? Por ejemplo, un ensayo sobre la Grecia antigua es -probablemente- demasiado amplio para la mayoría de los trabajos de una universidad. Es mejor escribir sobre un episodio o personaje concreto.

2 Desarrollo

El desarrollo afecta a los detalles y las demostraciones. ¿Se proporciona suficiente material de apoyo para satisfacer las expectativas de los lectores? Un trabajo de investigación adecuado, por ejemplo, incluye -por lo general- muchas referencias y citas a otras obras académicas relevantes. Una descripción de una pintura, probablemente, incluirá detalles sobre su aspecto, la composición e incluso información biográfica sobre el artista que la pintó. Decidir qué datos se incluyen, dependerá del público al que se dirige el texto. Un artículo sobre el cáncer, destinado a los niños, tiene un tratamiento muy diferente a un escrito destinado a la tercera edad....

3 Organización

La organización se refiere al orden y al diseño de un documento (estructura). Tradicionalmente, el trabajo se divide en una introducción, un cuerpo o desarrollo, y una conclusión. Los párrafos se centran en una idea o tema principal, y las transiciones entre las oraciones y los párrafos son fluidas y lógicas. Un artículo mal organizado, pasa de un tema a otro de una manera desordenada y confusa.

4 Estilo

El estilo se refiere tradicionalmente a la claridad, la elegancia y la precisión. Un estilista eficaz es capaz no solo de escribir claramente para una audiencia, sino que también puede agradarle con un lenguaje evocador, metáforas, un ritmo apropiado o figuras del lenguaje. Así, se esfuerza no solo por decir decir algo que considera importante, sino además, por decirlo bien.

5 Convenciones

Las convenciones incluyen: gramática, puntuación, formato y otras cuestiones que vengan especificadas en las obra normativas o los manuales de estilo. Aunque muchas personas tienen dificultades en la aplicación de estas normas, saber dónde colocar una coma tiene menos importancia que saber si merece la pena escribir esa oración. Sin embargo, un exceso de errores puede hacer -incluso- que un escritor brillante parezca descuidado o ignorante.

La versión original del artículo, o parte de él, procede de Wikibooks (en), que edita con licencia Creative Commons cc-by-sa-3.0-es.