Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

1 agarrado, avaro, interesado

La idea general de estas tres palabras es la de apego al dinero. Llamamos agarrada a aquella persona que huye de todo gasto, porque su objeto es ahorrar. El avaro fija su complacencia en poseer el dinero sin atreverse a hacer uso de él; la persona interesada anhela por las ganancias, y nada hace sino por el beneficio que le resulta.

Huye el hombre agarrado de cuanto halla caro: el avaro se priva de cuanto cuesta dinero, y el interesado desprecia lo que nada produce.

2 Referencias

Calandrelli, M., Diccionario filológico-comparado de la lengua castellana, Buenos Aires, 1880-1916, 12 vol.