Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
m (→‎Ejemplos: mía, tuya, suya, ... debieran ir delante de mío, tuyo, suyo, ... (opino humildemente))
m (→‎Cita como argumento de autoridad{{ref|cit}}: Los escáneres siempre nos meten erratas)
Línea 35: Línea 35:
 
===Cita como argumento de autoridad{{ref|cit}}===
 
===Cita como argumento de autoridad{{ref|cit}}===
 
{{ejemplo|
 
{{ejemplo|
:...No ya de la plebe, sino del puro lumpen lingüístico ha salido el hoy triunfal ''delante mío'' o ''detrás tuyo''. Era como un polvo añejo do quieto en los recovecos del idioma, sobre el que han soplado los medios de difusión. Hoy sale por los receptores en densas nubes, y pica en los oídos. Obviamente, los pronombres ''mío, tuyo, suyo, nuestro, vuestro,'' con sus femeninos y plurales, son posesivos. Señalan que algo pertenece a la persona gramatical, y sólo entonces sustituyen a ''de mí, de tí, de él...'' La agreste flor consiste en emplear tales formas como meros indicadores personales sin valor posesivo, complementando a adverbios de lugar: «cuando alguien va delante mío»..., en vez de «delante de mí», decía el motorista Sito Pons a raíz de su segunda gesta mundial, explicando cuánto le molestaba ver la espalda de cualquier rival.
+
:...No ya de la plebe, sino del puro lumpen lingüístico ha salido el hoy triunfal ''delante mío'' o ''detrás tuyo''. Era como un polvo añejo pero quieto en los recovecos del idioma, sobre el que han soplado los medios de difusión. Hoy sale por los receptores en densas nubes, y pica en los oídos. Obviamente, los pronombres ''mío, tuyo, suyo, nuestro, vuestro,'' con sus femeninos y plurales, son posesivos. Señalan que algo pertenece a la persona gramatical, y sólo entonces sustituyen a ''de mí, de tí, de él...'' La agreste flor consiste en emplear tales formas como meros indicadores personales sin valor posesivo, complementando a adverbios de lugar: «cuando alguien va delante mío»..., en vez de «delante de mí», decía el motorista Sito Pons a raíz de su segunda gesta mundial, explicando cuánto le molestaba ver la espalda de cualquier rival.
 
:Pero, claro, el gran campeón, de lengua materna catalana como Miguel Roca, se limita a repetir lo que oye a castellanos viejos o nuevos, a quienes escucha eso de «tienes la avispa ''detrás tuyo''» o «vienen ''detrás nuestro''»
 
:Pero, claro, el gran campeón, de lengua materna catalana como Miguel Roca, se limita a repetir lo que oye a castellanos viejos o nuevos, a quienes escucha eso de «tienes la avispa ''detrás tuyo''» o «vienen ''detrás nuestro''»
 
}}
 
}}

Revisión del 18:31 8 feb 2008


1 Descripción del fenómeno incorrecto

Está bastante generalizado el uso incorrecto de un adverbio de lugar (delante, detrás, encima, debajo, cerca, lejos, ...) seguido de un posesivo en función adjetiva, no ya en masculino, sino incluso en femenino, según quien hable.

2 Uso correcto

En estos casos, detrás de los adverbios debe ir la preposición de seguida por el pronombre personal correspondiente.

2.1 Ejemplos

No te pongas delante mía/-o, que me quitas el sol. (Incorrecto)
No te pongas delante de mí, que me quitas el sol. (Correcto)
En el cine, detrás nuestra/-o, unos no pararon de hablar. (Incorrecto)
En el cine, detrás de nosotros, unos no pararon de hablar. (Correcto)
Mira lo que hay detrás tuya/-o. (Incorrecto)
Mira lo que hay detrás de ti. (Correcto)
Delante mía/-o está la mesa del profesor. (Incorrecto)
Delante de mí la mesa del profesor. (Correcto)
Detrás mía/-o está el proyector de diapositivas. (Incorrecto)
Detrás de mí está el proyector de diapositivas. (Correcto)
Encima mía/-o vive el profesor de matemáticas. (Incorrecto)
Encima de mí vive el profesor de matemáticas. (Correcto)
Debajo mía/-o está la planta de garaje. (Incorrecto)
Debajo de mí está la planta de garaje. (Correcto)
Cerca mía/-o hay un lago navegable. (Incorrecto)
Cerca de mí hay un lago navegable. (Correcto
Lejos mía/-o está el acantilado de "Las Luciérnagas". (Incorrecto)
Lejos de mí está el acantilado de "Las Luciérnagas". (Correcto)

2.2 Cita como argumento de autoridad[1]

...No ya de la plebe, sino del puro lumpen lingüístico ha salido el hoy triunfal delante mío o detrás tuyo. Era como un polvo añejo pero quieto en los recovecos del idioma, sobre el que han soplado los medios de difusión. Hoy sale por los receptores en densas nubes, y pica en los oídos. Obviamente, los pronombres mío, tuyo, suyo, nuestro, vuestro, con sus femeninos y plurales, son posesivos. Señalan que algo pertenece a la persona gramatical, y sólo entonces sustituyen a de mí, de tí, de él... La agreste flor consiste en emplear tales formas como meros indicadores personales sin valor posesivo, complementando a adverbios de lugar: «cuando alguien va delante mío»..., en vez de «delante de mí», decía el motorista Sito Pons a raíz de su segunda gesta mundial, explicando cuánto le molestaba ver la espalda de cualquier rival.
Pero, claro, el gran campeón, de lengua materna catalana como Miguel Roca, se limita a repetir lo que oye a castellanos viejos o nuevos, a quienes escucha eso de «tienes la avispa detrás tuyo» o «vienen detrás nuestro»

3 Referencias

  1. ^  Lázaro Carreter, Fernando: El dardo en la palabra", Barcelona, 1998 (1ª ed.), pág. 511. ISBN 84-8109-183-9.