Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

Como un peligroso reguero de pólvora ardiendo, se han extendido las frases mal construidas que mezclan un adverbio de lugar con un pronombre posesivo; así, de esa manera tan generalizada, estamos dando carta de propiedad y posesión a las palabras como delante / detrás / encima / debajo / cerca / lejos ...

Así podemos oír frecuentemente frases como:

no te pongas delante mía que me quitas el sol.

Se da la curiosa circunstancia de que algunas veces (muchas veces) si la persona es mujer dice no te pongas delante mía que me quitas el sol y si, por el contrario, es varón, dice no te pongas delante mío que me quitas el sol y otras rarezas por el estilo.
Por lo tanto, se ha generalizado de tal manera ese vicio del idioma, que a todos los niveles se oyen frases tan mal construidas como esa. Y lo que más duele es oírselo decir a los comunicadores de radios y televisiones y a personas que por su nivel de estudios les imaginamos subidos al pedestal del bien hablar.

FRASES INCORRECTAS

delante mía (mío) está la mesa del profesor
detrás mía (mío) está el proyector de diapositivas
encima mía (mío) vive el profesor de matemáticas
debajo mía (mío) está la planta de garaje
cerca mía (mío) hay un lago navegable
lejos mía (mío) está el acantilado de "Las Luciérnagas"



FRASES CORRECTAS

delante de mí está la mesa del profesor
detrás de mí está el proyector de diapositivas
encima de mí vive el profesor de matemáticas
debajo de mí está la planta de garaje
cerca de mí hay un lago navegable
lejos de mí está el acantilado de "Las Luciérnagas"