Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda


Está muy extendido en el uso de muchos hispanohablantes la frase mal construida de hasta que no vengas, no cenamos, que llevada al estricto cumplimiento de su significado gramatical nunca cenaríamos. Con esa frase, se intenta dar a entender que estamos esperando que venga el sujeto de la oración para disponernos a cenar.

Lo correcto será cambiar la palabra hasta por la palabra mientras, de esta forma mientras que no vengas, no cenamos que equivale a decir también te estamos esperando para cenar juntos.