Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda




Se recomienda que sólo se utilice el término «severo» para personas, cuando a éstas se las quiere calificar de adustas, rígidas o rigurosas.

En este sentido, este calificativo nunca se debe utilizar para cosas ni para animales pero sí se puede utilizar, sin embargo, para definir un estilo o porte, cuando la apariencia es grave o seria.

Es también incorrecto su uso cuando hablamos de un régimen «severo», refiriéndonos a un sistema de comidas dietético; en su lugar hay que emplear los adjetivos «riguroso» o «estricto».

El mal uso de este término proviene de una traducción equivocada del inglés «severe» que en ese idioma se emplea, sobre todo en medicina, con el sentido de fuerte, intenso, agudo, grave, o serio, por lo que cuando nos referimos al estado clínico de una persona debemos decir grave, pero no severo. Se recuerda, por tanto, que en español «severo» quiere decir adusto, rígido o riguroso, y que únicamente se refiere a personas.