Wikilengua
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda


Palabra que puede funcionar como adjetivo o como adverbio. La RAE, hasta la Ortografia de 1956, establecía que se acentuara cuando funcionara como adverbio ('solamente') pero no cuando fuera adjetivo ('en soledad'), salvo si había riesgo de ambigüedad. En la Ortografía de 1999 reitera la doctrina, pero a pesar del más de medio siglo transcurrido desde la norma, la realidad es que lo habitual hoy es que se siga acentuando sistemáticamente cuando equivale a 'solamente'.

1 Funciones de solo

Como adjetivo equivale a 'en soledad', 'único', y tiene femenino y plural:

Hay un solo libro
Se fueron todos y las hermanas se quedaron solas

Como adverbio equivale a 'únicamente', 'solamente':

Hay solo un libro
Para abrir la puerta, solo hay que empujar

2 Ejemplos de casos ambiguos

Juan habla solo por la calle (sin ningún interlocutor)
Juan habla sólo por la calle (nunca habla en su casa o en recintos cerrados)
Sólo llovió ayer

En este caso, el acento no ayuda a resolver la ambigüedad: puede ser que ayer lo único que ocurrió es que llovió y no, por ejemplo, que nevó, o puede ser que ayer fuera el único día que llovió.

3 Objeciones

Se han planteado algunas objeciones a esta norma:

  • Por lo general, quien escribe no es consciente del riesgo de ambigüedad, y menudo tampoco quien lee, que se puede quedar con uno de los significados sin siquiera darse cuenta de que puede haber otros.
  • La ambigüedad es parte de la lengua y se da en otros muchos casos, por lo que se objeta que no tendría que marcarse de forma especial es este caso (y aún así, puede persistir la ambigüedad). El contexto determinará el sentido correcto.
  • Desde un punto de vista didáctico, el hecho de que sea facultativo en función del sentido es problemático en niños o estudiantes extranjeros que todavia no dominan la lengua.
  • Dado que sin acento puede ser adjetivo o adverbio, no se puede dejar claro en caso de ambigüedad que se quiere dar el sentido de adjetivo.

De ahí que no sea raro que se proponga dar una norma concreta, ya sea eliminando definitivamente el acento en todos los casos, ya sea volviendo a la norma anterior de 1956.